¿La dieta afecta el TDAH de un niño?

Los padres de niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) pueden cambiar la dieta de sus hijos con la esperanza de que alivie los síntomas del trastorno. Pero un nuevo estudio sugiere que tal vez no valga la pena el esfuerzo. Los investigadores encontraron que si bien los niños con TDAH tienen más probabilidades de tener dietas poco saludables, sus dietas pobres no estaban en la raíz de sus síntomas de TDAH. «En contraste con lo que se puede esperar, observamos que una dieta pobre no predice el nivel de síntomas de TDAH en niños, diagnosticados o no. Por lo tanto, según nuestro estudio, los cambios en la dieta pueden no prevenir o reducir los síntomas de TDAH», dijo autor del estudio Trudy Voortman. Es profesora asistente de epidemiología nutricional en el Centro Médico de la Universidad Erasmus en Rotterdam, Países Bajos. Impulso de comer Se sospecha que la dieta juega un papel en el TDAH. Las personas han intentado evitar ciertos nutrientes o agregar suplementos para mejorar los síntomas, según la información de respaldo del estudio. Pero los investigadores querían saber si la calidad de la dieta general de un niño podría hacer una diferencia en sus síntomas. Estudiaron a casi 3 700 niños con TDAH de Rotterdam a los 6, 8 y 10 años. Los investigadores descubrieron el puntaje de calidad alimentaria de cada niño basándose en los alimentos que informaron haber comido cuando tenían 8 años. Voortman dijo que los niños con TDAH tenían cantidades superiores a las recomendadas de bebidas azucaradas y carnes procesadas. Ella dijo que sus dietas solían carecer de legumbres, vegetales y nueces. Los investigadores no saben exactamente por qué ocurrieron estas diferencias en la dieta. Pero sugirieron que las malas elecciones dietéticas pueden tener algo que ver con los síntomas del TDAH, como la inquietud y la falta de autorregulación. «Esto puede traducirse en una alimentación impulsiva de alimentos altamente sabrosos o no tener paciencia para comer vegetales, que son menos gratificantes que los alimentos ricos en calorías», dijo Voortman. También es posible que los padres traten de calmar el comportamiento difícil ofreciendo a los niños las comidas y refrigerios que prefieren en lugar de opciones más saludables, señaló. Una pregunta abierta El Dr. Andrew Adesman, jefe de pediatría de desarrollo y comportamiento en el Centro Médico Infantil Cohen en New Hyde Park, Nueva York, revisó el estudio. Sintió que aún no estaba claro si los síntomas del TDAH conducían a una dieta poco saludable. «Aunque es posible que los síntomas subyacentes del TDAH puedan ser responsables de las diferencias en la dieta, esta sigue siendo una pregunta abierta», dijo Adesman, quien no participó en la investigación. Dijo que el estudio sugiere que la dieta no es «fundamental para el desarrollo del TDAH o su tratamiento». Adesman señaló que el estudio habría sido más fuerte si se hubiera recopilado información sobre la dieta cuando los niños tenían 6 años, y no solo cuando tenían 8. Tanto Voortman como Adesman dijeron que se necesita más investigación para comprender completamente esta relación. Mientras tanto, debido a que los niños con TDAH parecen tener más probabilidades de tener dietas poco saludables, Voortman dijo que puede ser importante que los profesionales de la salud controlen las dietas de los niños y brinden a los padres sugerencias sobre opciones más saludables. Los hallazgos fueron publicados en la edición de abril del Journal of Nutrition. Crédito de imagen: iStock